La linterna de Diógenes

MARCANDO EL PASO

Posted in Uncategorized by lalinternadediogenes on diciembre 26, 2008

Mientras espero que el blog se recupere de un ataque de espeguetización textual que el administrador – que por supuesto no lee el blog – tarda en reparar, mientras tanto digo, he comprendido dos cosas.

La primera: como el cristianismo haya podido llegar a ser la ideología oficial del capitalismo. Gracias a James Reston Jr:, cito (traducción mía) su Libro The Dogs of God:

La evangelización de los infieles era la más alta de las vocaciones cristianas y podía encubrir una multitud de pecados. La búsqueda del oro de la África negra y los músculos de los esclavos negros siempre se subsumía a la meta más alta y de resonancia más noble, de convertir a los infieles y atacar al Islam hereje.

La teología de las cruzadas implicaba expresamente la esclavitud. Sus raíces pre-cristianas residían el el concepto de Aristóteles de la ley natural de amo y esclavo. San Agustín autorizaba este concepto sosteniendo que la esclavitud era una forma de castigo divino del pecado original. San Tomas Aquino desarrolló esta teología manteniendo que la esclavitud proporcionaba un servicio valioso para amo y esclavo ya que los débiles beneficiaban supuestamente de su dominación por los fuertes….

En 1452, el papa Nicolás V

emitió una bula que autorizaba específicamente al rey de Portugal a hacer la guerra a los infieles, conquistar sus tierras y esclavizar sus habitantes. El pensamiento medieval convencional veía los negros como descendientes de la maldita figura biblica de Ham y por tanto destinados a la esclavitud eterna, lo que se mezcló con la tradición de Caín.

Los observadores medievales podían ser a la vez repelados por el sufrimiento de los negros y en mismo tiempo regocijarse a la idea de que las almas negras estaban siendo salvadas de la perdición eterna.

La otra iluminación ha sido más sencilla. Siempre me había preguntado porque los arquitectos – este siniestro gremio culpable sin ningún tipo de vergüenza, de la creciente fealdad urbana – dejaban en sus espantosos bloques, unos balconcitos

a los pisos, donde nadie podía, por ejemplo, sentarse a merendar o leer (¿pero quien lee hay en día?) Balconcitos con el espacio justo para un mini-tenderete o dos botellas de butano o una maceta y una bici plegable.

Habiéndome parado a contemplar un ejemplar particularmente anti-estético de estos edificios vi que sus moradores salían con regularidad a sus balconcitos para comunicar (?) a través de sus teléfonos móviles.

¡Satori!

Termino de marcar el paso con un ejemplo – una joya – de la prosa que suele producir el Exmo. Ayuntamiento de Sevilla (NODO).

Está extraído de un folleto que propone el:

REGISTRO DE BICICLETAS:

La bicicleta forma parte inseparable del paisaje urbano de Sevilla, gracias al impulso dado por el Gobierno Municipal que ha puesto en marcha un conjunto de acciones para fomentar su uso como medio de transporte.

La bicicleta es usada cotidianamente por miles de ciudadanos y ciudadanas, que la emplean para ir al trabajo, a los centros de enseñanza o para cualquier otra actividad.

La bicicleta se utiliza por su contribución a la calidad ambiental y al ahorro energético, pero sobre todo por su valor práctico como medio de transporte rápido, pues es capaz de resolver muchas necesidades de desplazamiento de modo eficaz, barato y saludable.


¡Una delicia! El fruto de la enseñanza pública y del “vicio español” (sacar oposiciones para llegar a ser funcionario,  trepar en un partido, tener la vida resuelta y escribir cosas así.)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: