La linterna de Diógenes

¡Tened Piedad de vuestros Hijos!

Posted in Uncategorized by lalinternadediogenes on diciembre 29, 2008

(Este artículo, aquí considerablemente podado, apareció en una revista fantasma hace unos años. Lo resucito en la esperanza de que pueda ser útil.)

Con las posibles excepciones de la familia real británica y del Real Madrid, la alimentación sería el tema que más imbecilidad escrita ha suscitado en los últimos tiempos.

Por cierto, nadie debe dudar de las buenas intenciones de tantos expertos en la materia. Sin embargo, como decía mi madre, no hay nada peor que un tonto con buenas intenciones.

En lo que a adultos se refiere, el asunto es más sencillo: tenemos libre albedrío: podemos envenenarnos o no; nuestro sistema digestivo, si llegamos a tiempo, responderá a una alimentación correcta al igual que nuestro cuerpo responde a ejercicios adecuados. Tenemos acceso, si queremos, a toda la información posible. No nos podemos quejar. La culpa es nuestra si todo va mal.

La primer cosa que enseña la pediatría de la Medicina Tradicional China (en adelante MTCh) es que el niño, hasta los 6 o 7 años, NO ES UN PEQUEÑO ADULTO. Tiene un metabolismo en formación que hay que tratar con cierta delicadeza.

Haré referencia a un librito a mi juicio excelente y lleno de sentido común. Se llama FOOD, PHLEGM AND PEDIATRIC DISEASE, The Care and Feeding of Infants according to Traditional Chinese Medicine, y está escrito por Bob Flaws, DOM, CMT, Dipl.Ac. Lo edita la BLUE POPPY PRESS, de Boulder, Colorado, EEUU. Habla con claridad y sentido común. Sintetiza una obra mas extensa del mismo autor: Turtle Tail and Other Tender Mercies, Traditional Chinese Pediatrics, misma editorial, 1.985.

¡Los consejos de la Medicina China, esta sabia mezcla de poesía y sentido común!


En el Siglo X, el gran médico Qian Yi, lanza las bases de la pediatría china: establece que entre las 5 o 6 diferencias que existen entre un adulto y un niño de menos de 6 años, está sobre todo la vulnerabilidad del sistema digestivo infantil. La MTC estima que casi todos las enfermedades pediátricas padecidas antes de la edad de 6 años empiezan como alguna forma de indigestión.

Para la MTC, la digestión es un proceso que implica cocinar y destilar. Se compara el estómago con una olla sobre un hornillo o con una tinaja de fermentación. El estómago recibe alimentos y los “pudre y madura”. Entonces el Bazo (Bazo chino con B mayúscula por supuesto, o “Bazo-Pancreas”) separa lo Puro de lo Turbio, hace subir lo Puro para que sea transformado en Qi y Xue, Energía y Sangre, y hace bajar lo Turbio para su excreción en forma de heces y orina. El papel del Bazo es “transportar y transformar”. La Transformación implica un cambio o destilación por calor. Si la digestión es sana y funciona bien, lo Puro sube y lo Turbio baja; el organismo crea abundante Energía y Sangre y elimina armoniosamente los deshechos metabólicos.

Si, por lo contrario, la digestión es débil, lo Puro y lo Turbio no se separan completamente. La Turbidez (Yin Turbio) se acumula en primer lugar en el Estómago donde puede transformarse en Estancamiento de Alimentos (SHI JI), Humedad (SHI) y Flema o mucosidad (TAN): que son sustancias Yin patológicas y patógenas. Es la acumulación de estas tres sustancias Turbias Yin, explica Flaws, lo que constituye la verdadera causa de los desordenes pediátricos.

El Estancamiento de Alimentos provoca indigestión, gases, distensión abdominal, hipo, aerofagia, cólico, vómitos de leche o alimentos después de comer, estreñimiento o diarrea…

La Humedad en los bebés se manifiesta principalmente como rinorrea, baba, heces blandas… pero también se asocia con sarpullidos húmedos y cualquier otro tipo de supuración (de los ojos, por ejemplo).

La Flema puede tomar la forma de Mucosidad nasal o pectoral y posiblemente estar presente en las heces.

El Estancamiento de los Alimentos proviene de la incompleta combustión y separación de los sólidos; la Humedad proviene de los líquidos incompletamente evaporados y destilados. La combinación de estos dos factores cuando aumentan y coagulan, es Flema (Tan). Para la Medicina China, la Flema es la Humedad Turbia coagulada que produce la digestión incompleta, en los niños pequeños.

Cuando estas tres sustancias Turbias Yin se acumulan, bloquean la circulación del YANG QI de la criatura. El Qi es Yang y Caliente y tiene tendencia a subir. Si una sustancia Yin patológica impide su circulación, se puede transformar en Calor Patológico que tendrá también tendencia a subir: el Estancamiento de Alimentos en el Estómago y los Intestinos se convierte en Turbidez Caliente en el Estómago. La Humedad se convierte en Humedad-Calor y la Flema en Flema Caliente.

¿La consecuencia? La otitis, por ejemplo. El Luo Mai Longitudinal del Yang Ming de la Mano (que llamamos meridiano del Intestino Grueso) conecta el Estómago y los Intestinos con el oído interno: el Calor Turbio sube por este camino interior hasta el callejón sin salida del oído interno, donde fulmina, creando dolor, pus, etc. El tratamiento, por tanto, será dirigido a la eliminación del Calor del tracto digestivo, del Estancamiento de Alimentos del Intestino, de la Humedad en general y a la vez a regular y fortalecer la digestión, reduciendo la fiebre y suprimiendo el dolor.

De la misma manera, los cólicos, la fiebre al echar los dientes, la mayoría de los resfriados, los vómitos, las nauseas, la indigestión y la tos persistente en los menores de seis años son debidos a este cuadro: Estancamiento de Alimentos, Humedad, Flema que provocan la acumulación de Calor, que a su vez causa fiebre.

En la opinión de Flaws y de la MTCh, el Estancamiento de Alimentos empieza con la lactancia descontrolada: estando el sistema digestivo infantil inmaduro e ineficaz, hay que dejarle tiempo y espacio para cumplir su función. Si se le alimenta demasiado y demasiado a menudo, se empacha el mecanismo de Qi (Qi Ji) que asegura la ascensión de lo Puro y el descenso de lo Turbio.

Hay que alimentar a los bebés según un horario, no según su capricho.

El próximo escollo será la introducción de los alimentos sólidos. Suele coincidir con las enfermedades. En la opinión de Flaws/MTCh, no se debería de introducir alimentos sólidos hasta que el bebé quiera cogerlos y intente comerlos solo. Esto suele ocurrir entre los 5 y los 7 meses y coincidir con la aparición de los dientes.

Hay que reconocer que el bebé es un novato comiendo y necesita una dieta de novato.
En otras palabras: hay que escoger y preparar la comida de la manera más digestiva posible, lo más parecido posible a la leche materna, y evitar los alimentos de naturaleza Húmeda y que provocan la secreción de Fluidos Corporales, ya que en un sistema digestivo inmaduro que no puede todavía transportarlos ni transformarlos con eficacia , se acumularán y se convertirán en Humedad y Flema patológicas.

Digerir es “cocinar”, es decir transformar por medio de calor dentro del cuerpo. La comida infantil debería de ser Templada (Warm) y cocinada. Como todo lo que entra en el estómago, tiene que ser transformada en una especie de sopa ANTES de que su Esencia pueda ser extraída y aprovechada por el cuerpo. Los primeros alimentos que se introducen en la dieta infantil, deben de ser Templados, cocinados, en forma de puré y razonablemente diluidos. Flaws recomienda SHI FAN, agua de arroz, sola o añadida a la leche.

Después de un mes digiriendo shi fan correctamente, se puede introducir algún alimento nuevo. Flaws recomienda las zanahorias cocidas ya que benefician a la digestión y fortalecen el Estómago/Bazo. Si el bebé demuestra algún trastorno digestivo, se retira el alimento nuevo de la dieta durante unas semanas antes de probar de nuevo, dándole tiempo a que el bebé haya madurado mientras tanto.

Se introduce cada nuevo alimento de esta forma, uno a uno. Paulatinamente y sin prisas.
Según la teoría Médica China, las verduras y frutas crudas NO deberían de ser el sustento de un niño pequeño. Las manzanas, por ejemplo, son de naturaleza Fresca (Cool) y provocan Humedad, los plátanos son de naturaleza Fría y debilitan el Estómago/Bazo. Las peras son Frescas, al igual que las naranjas (una fruta que provoca muchas intolerancias, por su acidez) lo que significa que tienen tendencia a debilitar la digestión, sobre todo si el Calor Correcto del Estómago/Bazo es frágil, como en el caso de los pequeños. Al cocinar las frutas y verduras se convierten estos alimentos Fríos en Neutros o Templados y se elimina algo de su Humedad.

El sabor Dulce causa Humedad. En concentraciones diluidas, naturales, lo Dulce fortalece la digestión y el cuerpo en general. En forma concentrada tiene el efecto opuesto: debilita el Bazo (Páncreas). Por esta razón, los “zumos tetrabrik” de fruta son particularmente dañinos para la salud infantil, sobre todo si se toman fríos. El mero hecho de beber demasiado líquido – sobre todo líquido frío – y comer alimentos indigestos como son por ejemplo los granos, tendrá tendencia a crear mucha Flema y Humedad. El Queso, las mantecas de frutos secos también crean Turbidez Húmeda.

¿Cuál será la razón de tanta otitis, mocos, tos, obesidad, irritabilidad, falta de atención, y demás, en los niños? Se les da de mamar con demasiado frecuencia siendo recién nacidos y después se les proporciona alimentos equivocados en su infancia. Luego cuando enferman, cosa inevitable, se les atiborra de antibióticos, lo que debilita sus sistemas digestivos más todavía, ya que los antibióticos son de una naturaleza extremamente Fría. Los antibióticos eliminan el Calor patológico pero enfrían el Calor Correcto del Estómago/Bazo. Se crea un círculo vicioso de tendencias reincidentes crónicas tratadas con antibióticos.




Los niños chicos, al igual que sus mayores, desarrollan malas costumbres con facilidad.

¡Los helados! Flaws describe el helado como “probablemente uno de los alimentos más dañinos que haya inventado la humanidad auto-indulgente. Es frío como el hielo, decenas de veces demasiado dulce, excesivamente húmedo: una combinación desastrosa.” Hubiera podido añadir que la composición química de los aditivos al helado lo asemeja a los pegamentos de contacto...



Flaws ve una conexión clara entre las chucherías y las bronquitis y faringitis invernales. ¡Aviso a los abuelos!

Los niños pequeños NO necesitan comer una variedad de alimentos diferentes en cada comida, ni tampoco toda la fruta y zumo de fruta, verdura cruda, queso, yogur, leche fría, cacao, chocolate y dulces que les solemos dar. Y eso a pesar del alto contenido en vitaminas, proteínas y calcio… los falsos dioses de la nutrición occidental. Estos alimentos no están produciendo niños sanos, por completísimos que sean sus análisis químicos.

Cada día se ven más niños con enormes nalgas y barrigas, cuyos muslos se rozan, cuyos dientes necesitan aparatos de ortodoncia, críos llenos de mocos y erupciones cutáneas… y por otra parte, niños pálidos e inquietos, tele-adictos, caprichosos, que se aburren enseguida, que no duermen, que no se pueden concentrar, que no tienen apetito… ¡La desesperación de sus mamás!

 
¡Una pena!

Lo que nos parece hoy en día una dieta normal, un derecho casi, es un lujo relativamente reciente… “sólo en las últimas décadas, gracias al transporte internacional e interregional de alimentos refrigerados y congelados”, dice Flaws, “tenemos acceso a una plétora de manjares fuera de contexto y fuera de estación.”

Las necesidades nutritivas del organismo humano han evolucionado un poco menos rápidamente…

Podríamos añadir que el organismo humano está programado para pasar hambre de vez en cuando y mantener una actividad física de sol a sol.

Curiosamente, todos los alimentos más o menos dañinos, en la opinión de La MTC, se anuncian en la televisión: pizzas, hamburguesas, leche, helados, cacao, chocolate, patatas fritas, congelados, queso, zumos de frutas, pan blanco industrial y más leche todavía. Supongo que anunciarse en la televisión es una garantía en cierta medida, de la inutilidad o de la nocividad de un producto.
John’s Law Nº 1…
Flaws comenta que los naturópatas occidentales han llegado a las mismas conclusiones por caminos diferentes: asocian el trigo, los lácteos, el maíz, los productos a base de soja, las carnes y el azúcar. con las “alergias” pediátricas que relacionan a la vez, con las otitis y dolencias similares. Cada uno de estos alimentos, según la Medicina China, es o bien difícil de digerir o Húmedo o causa Flema y/o debilita el Bazo.


Sea como sea, parece evidente que el mejor remedio preventivo es equilibrar la dieta del niño, evitando de esta forma la mayoría de las enfermedades pediátricas. Claro que no es tan cómodo ni tan fácil preparar verdura y cereales frescos y bien cocinados. Hace falta sentido común, tiempo, disciplina…

También hará falta mucha paciencia y fuerza de voluntad para ayudar a los niños a evitar las tentaciones que los rodean y controlar a los tontos con buenas intenciones que los quieren mimar, cuidar y curar.

Sin hablar de como hay que hacer para reeducar un paladar infantil y frenar los instintos lacto-cebadores de una madre…

nestleboycott

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: