La linterna de Diógenes

LAS UVAS DE LA TRADICIÓN

Posted in Uncategorized by lalinternadediogenes on enero 5, 2009

Creo haber hablado bastante de la Navidad y de todos los que naveguen en ella, en una entrada que hice el año pasado. Quiero sin embargo contar aquí y de manera breve, un fenómeno que he podido contemplar desde casa, durante las agotadoras y hepatotóxicas fiestas de Saturnalia.

(No tiene nada que ver con Papa Noel, el Niño Jesús & Cía. Esta vez, no.)

Se trata de la tradición de las uvas.

En 1.909, hubo un excedente de cosecha de uvas en Alicante. Había que gastarlo a la fuerza… ¿Porqué no? Mejor comerse la uvas que tirarlas (los zumos en tetrabrik no se conocían entonces:

¡Era un mundo más inocente!).

Se inventó entonces, lo de las uvas.

Que unos 35 millones o más de españoles y otros muchos millones de hispano-americanos, hagan lo mismo (con uvas pasas, ellos, creo) revela la capacidad de manipulación que existe y la capacidad de libre albedrío disponible en las mentes de los manipulados.

Dicen que es una tradición. Ni tiene siquiera 100 años.

Consultemos el Wikipedia:


TRADICIÓN

… proviene del latín traditio, y éste a su vez de tradere, “entregar”. Es tradición todo aquello que una generación hereda de las anteriores y, por estimarlo valioso, lega a las siguientes.

Se considera tradicionales a los creencias, costumbres y valores que son formas de expresión artística característicos de una comunidad, en especial a aquéllos que se trasmiten por vía oral. Lo tradicional coincide así, en gran medida, con la cultura y el folclore o “sabiduría popular”.

La visión conservadora de la tradición ve en ella algo que mantener y acatar acríticamente. Sin embargo, la vitalidad de una tradición depende de su capacidad para renovarse, cambiando en forma y fondo (a veces profundamente) para seguir siendo útil.

El poeta Vicente Aleixandre destaca esta capacidad creadora de la tradición al escribir en su discurso de recepción del premio Nobel: Tradición y revolución. He ahí dos palabras idénticas.

(Gracias Wikipedia, una vez más.)

Me pregunto de que generación anterior, la generación del 1.909 habrá heredado esta manera de anunciar el cambio de año…

Pasamos a otra cosa…

¿Revolución?

¡Pues si! Este año han traido unas uvas sin pepitas y sin sabor, seguramente algún híbrido o transgénico, engendro de la siniestra Monsanto o de otro perpetrador similar de crímenes contra la humanidad.

Uvas insípidas “revolucionarias” (contra-revolucionarias, diría yo) incomestibles hasta en macedonia.

Dice nuestra enciclopedia globalizada, que:

(…) se considera tradicional a creencias, costumbre y valores que son formas de la expresión artística características de una comunidad, en especial a aquellos que se trasmiten por vía oral. Lo tradicional coincide así con la (…)sabiduría popular.

Veamos.

No sé como se lo habrán montado los viticultores de Alicante hace un siglo, para hacer creer a millones de personas que pueden tener buena suerte si tragan una uva con cada campanada en la Puerta del Sol, ombligo parece ser, del mundo hispánico.

Lo de las uvas es por lo tanto, una “creencia”.

Pues sí.

Y un triunfo del marketing.

Es una costumbre que encanta a los españoles ya que odian acostarse pronto y les encanta cenar opíparamente a las once de la noche o más tarde si posible. Es por lo tanto una “costumbre”.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una “costumbre”, si señor.

Como arrojar cabras desde campanarios.

(La palabra “costumbre” es de significado amplio…por ejemplo: Fulano tiene la mala costumbre de hurgar en su nariz…)

Lo de las uvas habrá aportado pingües beneficios (los beneficios son siempre pingües) a los viticultores de entonces y enriquecerá a los de hoy. Como en un mundo mercantilizado, la palabra “valor” ha perdido todo significado ético, lo de las uvas podemos decir que es un “valor”.

En bolsa, supongo.

Hasta aquí, bien. Todo encaja con la definición que da la enciclopedia..

A partir de ahora desde luego, tengo que emplear toda la casuística, todos los sofismos posibles e imaginables para reconciliar con cualquier “forma de expresión artística”, lo que para cumplir, he tenido que contemplar y padecer en la pantalla llamada pequeña, durante los últimos minutos del año 2.008.

Tal vez, como había estrellas del “mundo del espectáculo” exhibiéndose en los diferentes canales de televisión, y haciendo publicidad para diferentes mercancías, se podría cuadrar este espectáculo con lo de la “expresión artística”.

Pero solo hablaban, y bastante poco artísticamente.

Y sin proponerse hacer una parodia (por lo menos, eso creo…)

Cuando el mando a distancia decidió por fin, cual de los canales (todos sin excepción enseñaban el mismo reloj) era lo menos denigrante, vimos como una mujer vestida en lo que parecía unas enormes bragas para pañales, de raso, creo, intercambiaba imbecilidades con un hombre rechoncho que lucía una capa española.

Claro… el concepto de la “expresión artística” es algo subjetivo.

Las imbecilidades que se intercambiaban se pueden considerar, esto sí, “transmitidas por vía oral”; pero poder calificarles de “sabiduría popular” exceda todas mis pobres posibilidades mentales.

Lo siento.

Dice también Wikipedia:

La visión conservadora de la tradición ve en ella algo que mantener y acatar acríticamente.

Sin comentario.

*********************

Si en 1.914, ocho millones de hombres jóvenes, sanos y valientes – se fusilaban a los “cobardes” y a los que “fraternizaban con el enemigo”(1) –  han podido ser convencidos de ir a morir o ser heridos hasta la invalidez (seis millones), en condiciones atroces pero en nombre de creencias y valores que sólo aportaban beneficios (pingües, por supuesto…) a los que les mandaban a la muerte en nombre del patriotismo y similares valores espurios, ya es hora de intentar hacer algo para hacer que la sabiduría popular sea sabia.

*

Mientras tanto en la Franja de Gaza….


*

Television is the first truly democratic culture – the first culture available to everybody and entirely governed by what the people want. The most terrifying thing is what people do want.

(Clive Barnes, crítico de danza y drama)

 

LA TELEVISIÓN ES LA PRIMERA CULTURA VERDADERAMENTE DEMOCRÁTICA – LA PRIMERA CULTURA AL ALCANCE DE TODO EL MUNDO, REGIDA ENTERAMENTE POR LO QUE LA GENTE QUIERE. LO MÁS MIEDO DA, ES LO QUE QUIERE LA GENTE…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: