La linterna de Diógenes

ENDOEXO

Posted in Uncategorized by lalinternadediogenes on enero 14, 2009


Denn wovon lebt der Mensch? Indem er stündlich

Den Menschen peinigt, auszieht, anfällt, abwürgt und frisst:

Nur dadurch lebt der Mensch, dass er so gründlich

Vergessen kann, dass er ein Mensch doch ist.

“¿De qué vive el ser humano? Dado que que cada hora/ Tortura, ataca, desnuda, estrangula y devora a los demás / Solamente así vive, ya que tan radicalemente/ Puede olvidar que es a pesar de todo, un ser humano.”


Entre las muchas formas de vida que adornan el planeta, tenemos los animales y entre ellos podemos (si queremos) distinguir dos tipos: los vertebrados y los invertebrados.

Los invertebrados carecen de estructura articulada interna  tienen una protección externa, una cascara, escudo o concha, como una armadura.

Los vertebrados gozan de una columna vertebral y un esqueleto interno articulado que les permite movimiento y flexibilidad. Se dividen además, tal vez por esta razón, en dos sexos.


Los primeros son duros por fuera y blandos por dentro, los cordados ellos, blandos por fuera y con una estructura interna dura.

Los unos viven en un búnker ambulante, los otros cuentan con su movilidad para sobrevivir.

Los invertebrados pretenden poder aguantar golpes y ataques de todo tipo; los vertebrados tiene que contar con la esquiva para evitarlos y con la inteligencia para atacar.

Para averiguar lo que está pasando en el exterior, los crustáceos, moluscos, artrópodos y testudines cuentan – en muchos casos – con los sentidos de la vista, del oído, etc. Algunos tienen antenas. Su sentido del tacto sin embargo, parece bastante pasivo.


Los vertebrados tienen sensibilidad en todo la parte externa de sus cuerpos. Son muy vulnerables.

Los invertebrados no han desarrollado (que sepamos) una gran inteligencia. Sus caparazones les han permitido sobrevivir desde mucho antes de la aparición del homo (sea sapiens, erectus o faber… culpable él de la extinción de muchos de entre ellos). Lo suyo es la defensa. Su agresividad se limita normalmente, a excrecencias en su armadura, algunas venenosas.

Homo sapiens se ha hecho dueño del mundo gracias precisamente, a su vulnerabilidad, que le ha obligado a desarrollar la habilidad de sus manos. Lo suyo es la agresión inteligente. Su ataque es posible gracias a su esqueleto articulado. Las extremidades superiores de este tetrápodo son los responsables de su desarrollo cerebral y por tanto de los ataques cada vez más mortíferos que le permiten su inteligente cerebro.

La conquista del planeta por la raza humana ha conllevado a este y a la misma especie, al borde de la extinción por no haber sabido frenar su agresividad. Es como si las manos hubieron tomado el control del cerebro entero, siendo las manos a la vez los creadores y las manifestaciones de la corteza cerebral. La conquista de todo lo animado y inanimado se ha extendido también, a la conquista de los demás sapiens .

(Mucha ciencia y poca sapiencia.)

Los que saben, distinguen dos cerebros en el hombre, el diencéfalo,

que se describe como el viejo cerebro primitivo, “reptil” ya que allí se hallan todas las funciones fisiológicas, inconscientes del organismo (hipófisis, hipotálamo, subtálamo, tálamo, epitálamo, sistema nervioso central) y la corteza cerebral, el cerebro “simio” donde moran todas las funciones que se dicen conscientes.


El diencéfalo es lo que buscamos visitar y re-descubrir con el qigong y el taiji. En los ejercicios de este tipo, se intenta callar la corteza cerebral, con por ejemplo, movimientos de los cuales el Paso Atrás Para Rechazar El Mono es icónico, siendo el mono el monólogo interno continuo del cerebro simio).

Me arriesgo a llevar las enseñanzas del gran maestro William Chen sobre la respiración, un poco más lejos: la inhalación estimula la corteza cerebral y la percepción por los sentidos. Es Yang. La exhalación nos devuelve el contacto con zonas tan improbables como la fisiología, la cuarta dimensión, lo onírico, el inconsciente colectivo, el Tao, que sólo el diencéfalo es capaz de reconocer. La exhalación es un estado Yin. En el taiji hay una alternación continua entre los dos cerebros, entre el soltar y el activar, entre el Yin y el Yang, donde los opuestos se fortalecen mutuamente.

Si perdemos el equilibrio entre Yin y Yang, lo tenemos claro. (¡Y lo estamos teniendo muy claro!) Nuestras manos de mono han tomado el control de nuestros organismos enteros, tanto externos como internos, relegando el Yin, el di-encéfalo, a unas funciones puramente formales.

Todo se ha transformado en el anhelo de triunfar, vencer, conquistar, expandir, excitar, crecer, hiperbolizar, acelerar, dominar, imponer, devorar. Este desequilibrio está terminando con nuestro entorno, con nuestras relaciones humanas, con nuestra salud, con nuestras almas y nos está llevando a nuestra destrucción en una frenética estampida de lemmings.

Hubris.

Hemos vuelta la espalda a lo interno, a lo lunar, a lo divino, al wu wei, a la sensibilidad, a lo intuitivo, a la naturaleza. A ceder o retroceder.

Un organismo sólo se puede renovar o reparar si descansa. Paliar el exceso de Yang cotidiano con Orfidal o Prozac no proporciona descanso, sino intervalos de muerte cerebral. Estimular la agresividad social con Red Bull, alcohol, Viagra, cocaína, etc., destruye el Yin (sudores nocturnas, insomnio de madrugada, dolores lumbares , de rodillas y de talón, visión borrosa, incipiente sordera, obsesión sexual, acúfenos, etc. Se llama Deficiencia de Yin.) Es frecuente en los que tienen que trabajar de noche.

Pagaremos caro nuestro menosprecio del Yin.


Los sapiens que se dedican a esta orgía de Yang, lo hacen siempre gracias a su capacidad para anular su propia sensibilidad.

Os doy dos citas de Cecil Rhodes* (Rhodesia… ahora Zimbabwe) que no tengo bastante estómago para traducir:

I contend that we are the finest race in the world and the more of the world we inhabit the better it is for the human race. Just fancy those parts that are at present inhabited by the most despicable of human beings; what an alteration there would be in them if they were brought under Anglo-Saxon influence…..added to which the absorption of the greater part of the world under our rule simply means the end of all wars.

Y:

We must find new lands from which we can easily obtain raw materials and at the same time exploit the cheap slave labor that is available from the natives of the colonies. The colonies would also provide a dumping ground for the surplus goods produced in our factories.

¿Quien creó a Robert Mugabe?


Hilaire Belloc hace decir a Blood, el impresentable granuja imperialista:

Whatever happens, we have got

The Maxim Gun, and they have not.

(Pase lo que pase, nosotros tememos la ametralladora Maxim y ellos no)

(Aconsejo a los lectores, si hay, y si saben o están aprendiendo inglés, la lectura de The Modern Traveller . Una joya.

Está aquí:

http://www.archive.org/stream/moderntraveller00belluoft )

¡El Maxim Gun! ** Esta creación de la corteza cerebral que entre las manos de los militares que siguieron los pasos de los misioneros y de los comerciantes, posibilitó la destrucción de innombrables civilizaciones, tesoros culturales, equilibrios ecológicos, estructuras sociales de seres humanos integrados en su entorno; y más que todo la destrucción de su dignidad.

Entre 1.880 y 1.900, diez mil reinos tribales africanos se transformaron en unos cuarenta estados, de los cuales treinta y seis estaban bajo control directo europeo.

(Pensad en ello la próxima vez que no compras kleenex en un semáforo.)



maxim-gun594x4241

Disparaba 666 balas/minuto.

En una ocasión, permitió a 50 soldados del Imperio con sólo cuatro ametralladoras, vencer a 5.000 Matabeles.

Como observaba el abominable Stanley (él de “Doctor Livingstone I presume”)

It is a fine weapon and will be invaluable in subduing the heathen.

(Es una arma de primera y será de valor incalculable para subyugar a los heathen (paganos) (salvajes).


Podéis ver que la primera ametralladora funcionaba con un gatillo y tenía un escudo para proteger al que disparaba, de flechas y lanzas. Excelente combinación de las técnicas bélicas de ataque del cordado con las defensas bélicas del invertebrado.

La cosa ha progresado sensiblemente desde entonces: ¡Ahora se puede matar a los (paganos) (salvajes) desde aviones sin piloto! ¡Y dispararlos cohetes desde enormes distancias! Los dedos que aprietan los gatillos no corren peligro ninguno. Es como un videojuego. El triunfo de la mano y de la corteza cerebral es “de valor incalculable”. Mientras que el (pagano) (salvaje) a menudo tiene que llevar su bomba pegada a su propia y tan sensible piel.

¿Cómo ha sido posible? Cómo hemos llegado a esto?

Pues, bloqueando nuestro Yin, convenciéndonos racionalmente de que el enemigo de turno que señala el poder (el equivalente moderno de un corajudo guerrero Matabele, con su civilización propia, con sus dioses y su arte) no es más que un (pagano) (Salvaje) descalificado de entrada por su color, su religión y/o sus costumbres bárbaras) y que además, participa en algún eje del mal, constituyendo así una amenaza para nuestro libertad y nuestro modo de vida – lo que nos da el derecho a matarlo como a una alimaña. Preemptivamente si necesario.

¿Y cómo lo conseguimos?

Cuando Julio César llegó a Britania su invasión fue repelada por unos (paganos) (salvajes) cubiertos de woad, el índigo de glasto.


Cuando Claudio volvió mas tarde, el índigo de glasto se averiguó inferior a las armaduras, el testudo y las espadas cortas romanas.

La piel del cordado es muy sensible, muy vulnerable; y más se siente vulnerable el vertebrado desnudo, más busca la manera de defenderse con las manos y las extensiones tecnológicas de estas. Pero sigue sintiéndose vulnerable. Está inseguro, tiene miedo.

El sufrimiento de los desollados es indescriptible.

Nuestra piel es nuestra primera defensa, por muy sensible que sea. (Es curioso que las células de la piel están todas muertas; cada centímetro de nuestra superficie está muerta. Un adulto humano arrastra unos dos kilos de capa muerta de la cual varios billones de minúsculos fragmentos se mudan cada día. El polvo que se acumula en las casas, se compone en gran medida de piel muerta.)

Nuestra primera línea de defensa está tan muerta como el cuero.

De los demás animales no puedo hablar, pero el perro sólo es agresivo cuando tiene miedo. Me temo que que el hombre también.

Aquí tenéis la historia de los EEUU según Michael Moore:

http://es.youtube.com/watch?v=RJLglKyYumc

Y luego, como tienen miedo del resto del mundo, siguen disparando al resto del mundo… lo que le da miedo al resto del mundo… etc.

Pero aquí en Europa, piensas, no todos vamos armados, solamente las policías y los servicios de vigilancia. Cierto. Y por esto los “subamericanos” que somos, tenemos que defendernos los unos de los otros de otra manera.

Los unos tenemos miedo de los otros. Nos quieren dominar en todos los campos de la vida: sociales, familiares, económicos, deportivos, sexuales, intelectuales, estéticos, afectivos. Y nosotros a ellos. Nos armamos por tanto, con las pocas armas que las reglas legales sociales nos permiten utilizar (normalmente las que nos tocan a nosotros serán las más inefectivas, y encima, ilegales, anticuadas… o sencillamente inutilizables… Nacimos perdedores… Por esto se inventó la Ley.)

¿Cuales son los otros baluartes que podemos levantar para defendernos, una vez que hemos sido expulsados del vientre materno, como pecadores del paraíso?


En primer lugar, nos tenemos que defender de nosotros mismos, de nuestros demonios enterrados, de los traumas que llevamos, de los instintos que reprimimos por condicionamiento, del miedo de que los demás nos vean tal como somos: gusanos indefensos. La primera Gran Muralla que levantamos es la interna, la armadura caracterial o armadura muscular, con todas sus terribles consecuencias.

Luego hay que desconfiar de los demás, evitar el contacto ocular con transeúntes sospechosos. Y no desearles los buenos días a desconocidos ni bajo ningún pretexto, sonreírles.

Es aconsejable caminar siempre con algo enchufado en los oídos: una defensa acústica, y si eres una muchacha que camina sola, se impone llevar un cigarro encendido en la mano, por si las moscas y para que sepan que eres grande.

La siguiente línea de defensa sería la ropa… Pero incluso debajo de la ropa, a nivel de la piel, construimos corazas. El maquillaje, los tintes para el cabello, la silicona y otras formas de cirugía plástica. Luego, de la misma manera que los invertebrados enseñan atributos que imitan a armas o adoptan colores reconocidos como peligrosos, que dicen “atrévete”; tenemos cabezas rapadas, pelos pintados punkie, pelos tipo “Cristo”, pelos con coleta, rastas, abundancia de amuletos y claro, los piercings, que avisan a todos de la pertenencia a algún grupo o clan que hay que respetar. No olvidemos las barbas y bigotes: la testosterona facial que imita a las fieras e impone, se supone, respeto a los menores. Y estas Dreitagebärte, las protobarbas que algunos hombres consiguen mantener “de tres días”, día tras día… Luego los tatuajes… La depilación metrosexual… Y las criaturas que se exponen a los rayos UV…. Las uñas de porcelana… el look…

Che Videla y Felipe González tenían el mismo asesor de imagen.

Las mascaras esconden a la vez que inquietan o alarman. ¿Cual era tu cara antes de nacer? pregunta el koan.

¡Ah!

¿Tanto miedo tenemos los unos de los otros?

Si uno se siente inseguro en casa, en clase o en el trabajo, conviene acosar a alguien más débil para desviar sobre él, la atención de los demás – más dominantes – miembros del grupo, manada o pandilla. Esta emulación de las aves de corral se puede extender al barrio, a la nación, y puede llevar a la limpieza étnica, incluso al genocidio. El ser humano es particularmente peligroso en grupo, en jauría.

Y todavía debajo de la ropa, podemos ver los resultados de las pesas de culturista; la manifestación física, externa de la armadura muscular. ¿Se sentirán seguros en sus castillos ambulantes? Espero que sí, pero lo dudo. Por desgracia, más se cultiva lo externo, más se atrofia lo interno. (Y viceversa, por supuesto…)


¡Y la ropa!

La expresión “¿tu de que vas?” se refiere supongo, al disfraz de cada uno.

Los uniformes de todo tipo, oficiales o de clanes, sectas, tribus urbanos, oficios, clases sociales y tal, pueden crear espacio alrededor del que los lleva.

La moda, esta explotación desvergonzada de la inseguridad de las (y los) que piensan que disfrazándose se harán invulnerables o invisibles; que “pertenecerán” En la naturaleza, muchos animales también se defienden por medio del camuflaje. Otros, por el esplendor de su ropaje, pretenden dominar.

Las marcas, las apariencias, los falsos Rolex. Alles nur Schein.

¿Y los que se niegan a seguir la moda, por moda?

A todos, creo, nos gusta que las mujeres sean bonitas y elegantes, y a ellas sin duda, que los hombres seamos por lo menos presentables; pero de allí a estar rodeados de borrega/os consumidores absurdamente vestida/os, hay un mundo. Hace tiempo que el ridículo dejó de matar.


La siguiente capa del búnker sería la vivienda. El umbral. Antiguamente en Sevilla – y supongo que en muchos más sitios – había un patio abierto a la calle donde el transeúnte podía sentarse para descansar y refrescarse. Hoy en toda la ciudad, no hay más que rejas, porteros, vivos o automáticos, CCTV y alarmas.


Pienso en lo que decía Andrew Jackson, uno de los primeros presidentes le los EEUU:

I would sincerely regret, and which never shall happen whilst I am in office, a military guard around the President.


Dentro de la casa, se acumulan trastos. Y si no tienes casa, puedes deambular o pasar los días en bancos públicos, con muchas bolsas de plástico, como las bag-ladies.


Si uno logra ser invitado a la casa de alguien, lo primero que se hace es enseñarte la vivienda, habitación por habitación, (disculpándose si la niña no ha arreglado su desorden) Como invitado, tienes el privilegio de contemplar las defensas desde dentro.

Una vez en el exterior de la vivienda, nos protegemos por nuestra pertenencia a algún grupo social reconocido: el del puesto de trabajo por ejemplo (expresión que nos puede hacer pensar en centinelas defendiendo algo). Estos grupos se llaman colectivos. Parados, militantes políticos, presidiarios, trabajadores, gorrillas, gays, inválidos, asegurados, pensionistas, lesbianas, hinchas, sin-techos, católicos, donantes de sangre, evangélicos, budistas, inmigrantes, filatelista,s deportistas, alcohólicos anónimos, guardianes de la paz, funcionarios, celiacos… ¿Qué sé yo? El pertenecer da valor y sentido a la vida. No se puede no pertenecer. A lo que sea… De lo contrario: Eleanor Rigby y all of the lonely people…


Entre las organizaciones más eficientes en protección, tenemos la camorra. O cualquier otra mafia, logia , peña, corporación o sociedad secreta.

La quintaesencia de la transformación del cordado en invertebrado sin embargo, el lugar donde mejor puede refugiarse con todos sus anhelos de poder, sus complejos y miedos, donde se hace un útero nuevo para sentirse seguro, con calefacción y aire condicionado, donde está rodeado de defensas de metal, plástico y cristal,, donde puede enfurecerse, desahogarse e insultar a sus semejantes, pero sin riesgo, donde no tiene que oír los insultos que le pueden venir, donde puede disfrutar de sensaciones de poder y dominio, de macho,** de ganador, donde puede vencer al tiempo y al espacio, en cuyo honor invierte horas y horas de trabajo para conseguir la libertad individual, donde no tiene que admitir a ningún desconocido (todos son potencialmente peligrosos) ni viajar en compañía de ellos, donde su envoltura se puede convertir en un atractivo sexual, donde puede admirar la belleza de la naturaleza sin tener que oír, tocar, olfatear o saborear este incómodo fenómeno, donde las leyes y el código le protegen del mal donde… ya sabéis por donde voy… donde un lemming más lemming es.


Es irónico que unos de los sitios donde más miedo se sienta, es precisamente: dentro del coche (miedo a las multas, a posibles problemas con la compañía de “seguros” – vaya nombre – y más que todo, miedo a figurar en la estadística anual de muertos y heridos en carretera… y su miedo incrementa por supuesto, su agresividad al volante) es irónico digo, que el coche sea en mismo tiempo la columna vertebral de las economías (que tienen que expandir sin cesar sin queremos evitar una “crisis”) a la vez que el instrumento de la destrucción del planeta, a grande como a pequeña escala.

El lemming se encapsula en el instrumento de su propio hado.

Cada vez que nos protegemos con el disfraz que sea, armadura, búnker o útero artificial, nos convertimos en menos vertebrados todavía.

Cuando llegamos a vestir la armadura ambulante del coche-búnker, sacrificamos una gran parte de nuestra humanidad; nuestro vocabulario se reduce en consecuencia, a variaciones sobre el tema del bocinazo.

Tal vez este será el último sonido que oiremos los lemmings, antes de arrojarnos por el precipicio.


Pero mientras haya todavía vida en sociedad, la última armadura del vertebrado invertebrado, será de madera, preferiblemente de madera “noble” (nada menos); y esta armadura se encerrará en algún nicho o panteón de piedra – preferiblemente de mármol, (como los bancos, ministerios y letrinas públicas) – donde podrá volverse paulatinamente más duro y seco, hasta convertirse en polvo.

A menos de tener un “entierro verde” (difícil de obtenerse en España), compartiendo sus restos mortales (¡Vaya cliché! ¿Qué serían me pregunto, unos restos inmortales?) sus restos con la tierra, esta cosa tan Yin que se menosprecia tanto.


http://ecosofia.org/2006/07/cementerios_entierros_verdes.html

El hombre vivo es blando,

y muerto es duro y rígido.

La plantas vivas son flexibles y tiernas,
y muertas son duras y secas.

La dureza y la rigidez son cualidades de la muerte.
La flexibilidad y la blandura son cualidades de la vida.

De aquí que las armas, que son duras, no puedan vencer
y que el árbol robusto termina siendo repartido entre todos.

Lo duro, pues, es inferior y lo blando es superior.

(Dao De Jing)

C’est des hommes et d’eux seulement qu’il faut avoir peur, toujours. (Céline)


* Rhodes podía dedicarse a su megalomanía gracias al apoyo del Banco Rothschild

** Hiram Maxim recibió también apoyo del banco Rotschild

*** Es curioso que en las tres religiones monoteístas que padecemos, Dios es siempre un hombre que regenta un reino feudal muy jerárquico y masculino. (El Señor, El Padre, El Profeta, El Hijo del Hombre, El Reino de los Cielos etc. .) donde se encuentra normal que haya un pobre debajo de la mesa de un rico, que sobrevive con las migas que pueden caer: o que Dios mate sin más a los que le desagraden. Sólo los Católicos Romanos (¿y los Ortodoxos?) nos ofrecen Diosas en forma de Vírgenes. Hay sin embargo, tantas Vírgenes distintas, que el Cielo – que es donde se supone que moran todas estas Divinidades – parece un gineceo sagrado politeísta.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: