La linterna de Diógenes

LA CRISIS, DICEN…

Posted in Uncategorized by lalinternadediogenes on enero 17, 2009

Hay crisis, dicen. Hay tsunami financiera. Hay recesión, producto de la usura, del “mercado”, de la codicia, y de la corrupción y el engaño que estos engendran: es decir por el abuso que se ha hecho del “dinero”, mejor dicho, de como se interpreta, controla y maneja este demonio que es la economía.

Cuenta Janwillem van der Wetering:

Hace unos dos mil años, un samurai que vivía solo en una casa no lejos de aquí, vio, mientras recorría el mercado, un demonio dentro de una jaula. Un demonio como Dios manda, con cola, la piel amarilla y dos largos y afilados colmillos. Su tamaño era más o menos el de un perro grande. Estaba sentado tranquilamente dentro de una jaula de bambú y roía un hueso. Junto a la jaula, un vendedor observaba el gentío. Nuestro samurai le preguntó si el demonio estaba en venta. Claro respondió el vendedor, por eso estoy aquí. Es un diablo excelente, fuerte, diligente y capaz de hacer lo que usted le ordene. Sabe carpintería, es un buen jardinero, cocina, cose, le puede leer historias, cortar leña y si no sabe hacer algo lo puede aprender. Además lo vendo barato. Por 50 ¥ es suyo. El hombre no lo dudó y le dio el dinero con la intención de llevarse el demonio a casa inmediatamente. Un momento!!, dijo el vendedor. Como no ha intentado regatear el precio, le voy a decir algo. Mire, lo que usted se lleva es un demonio, y los demonios no son buenos. Usted eso lo sabe, verdad? Pero no decía que era excelente ? Si, si, dijo el vendedor. Y lo es. Es un demonio excelente pero no es bueno. Es un demonio y lo será siempre. Usted ha hecho muy buena compra, pero debe mantenerlo siempre ocupado. Debe imponerle una rutina de trabajo, de tal hora a tal hora cortarás madera, y después prepararas la comida… después de cenar te puedes echar media horita pero después tendrás que cavar el jardín y asi. Si tiene tiempo libre, si no sabe qué hacer, entonces es peligroso. Y eso es todo?…bahh, dijo el samurai mientras se llevaba el demonio. Al principio todo iba muy bien. Cada mañana, el samurai llamaba al demonio que venía raudo y se arrodillaba en señal de respeto. El samurai le daba el programa de trabajo del día y el demonio lo seguía al pie de la letra. Cuando no estaba trabajando, descansaba o jugueteaba, pero incluso en esos momentos estaba siguiendo órdenes. Los meses pasaron dulcemente y un día el samurai se encontró con un viejo amigo. Mientras charlaban, bebían y se divertían como en los viejos tiempos, se olvidó completamente del demonio. Al día siguiente se despertó desorientado en un lupanar y, acordándose del demonio, se apresuró a volver a casa. Cuando ya estaba cerca, sintió un olor a madera quemada que provenía de la cocina. Entró y vio al demonio Había hecho una hoguera y estaba asando en ella al hijo de los vecinos.


El dinero, la economía, es una ficción convenida. No existe ya el patrón oro ni ninguna norma que corresponda a una realidad concreta. Todo el colapso de los mercados, el paro, los despedidos, el sufrimiento, la penuria, la desesperación, es debido a una locura o alucinación colectiva: a la globalización (más bien, multinacionalización) del dinero Monopoly, que permite al mercado jugar a los dados con nuestro destino. Pero para jugar con dinero Monopoly, hay que creer en las reglas de este juego y a acatarse a ellas.

Son estas reglas lo que hay que cambiar.


¿El mercado? Hace no muchos años, se vendían esclavos en los mercados; ahora se trafica con las almas, la dignidad, el trabajo, el tiempo, los ahorros, hasta con las viviendas de los deudores y de los que no tienen más remedio que pedir prestado . Es más rentable. Claro. Creo que “casino de valores” sería más apropiado que “mercado de valores”: el dinero se puede blanquear, los pobres piensan que pueden sacar algo y la banca gana siempre.


La crisis no refleja ninguna disminución real de las riquezas de la tierra (las que quedan). Siguen habiendo tantas posibilidades minerales, agropecuarios, industriales, del llamado sector de servicios y de los llamados recursos humanos, como antes de las hazañas de los yuppies especuladores. Todo es igual que hace un año, sólo es distinta la interpretación que se le da al dinero. Habrá que dejar de jugar al Monopoly con fichas humanas, y empezar a jugar a algo que nos beneficie a todos.

Con la crisis, mucha gente quedara sin medio de vida; los que conservan sus “puestos de trabajo” (horrible expresión) tendrán que echar mas horas y con más intensidad. Los unos desesperados, los otros agobiados. Una situación tan absurda como estúpida.

La crisis entonces: ¿Cui bono?

Los economistas hasta ahora solamente han interpretado el mundo; de lo que se trata, sin embargo, es de transformarlo.

(Esto me suena…)


Hay crisis porque se cree que hay crisis. Porque nos lo han dicho y lo hemos creído. Nos controla nuestra propia creación: las reglas ficticias de nuestro juego monetario, nuestro Golem, nuestro demonio.

(En un sentido, podemos estar agradecidos a la recesión por darnos un respiro, un aplazamiento, en lo que a daños ecológicos se refiere. El consumo patoĺógico se frena un poco, hasta se empieza a pensar en reparar las cosas en vez de tirarlas y comprar nuevas; se producen, venden y, espero, conducen menos coches, por ejemplo, con los obvios beneficios para el planeta y sus habitantes. Se cierren muchas fábricas que contaminaban horriblemente. Se liberan a millones de trabajadores, cómplices involuntarios de los dark satanic mills donde fraguaban su propia miseria, denigración y destrucción para poder sobrevivir. Esperemos solamente que podrán superar y aprovechar la crisis para tomar conciencia del porqué de su sufrimiento y actuar en consecuencia… Tal vez todos los nacimientos tienen que ser traumáticos.)


Por otra parte, podemos sospechar que la crisis, a parte de ser “un fallo del sistema”, es un montaje para meter los trabajadores en cintura “reduciendo plantillas”, rebajarles los humos a los milagros económicos chino, hindú, etc., hacer que los estados asimilen a los bancos (más bien lo contrario)…

… permitir a los peces gordos engordar más todavía, devorando a los peces menos gordos, y enturbiar las aguas para que todo tipo de cínico granuja puede pescar y explotar la miseria de los desafortunados.


Si son capaces de 9/11, son capaces de cualquier cosa.

(¡Que va!.. ¡Nada de  paranoias ni de de “conspiraciones”! ¡Ni caso!)

Si hubiera alguien con sentido común (dudo que el hipnotizador Obama sea el catalizador, pero nunca se sabe) se daría un otro sentido al dinero y se aprovecharía la confusión para reconciliar el trabajo con la utilidad, la industria con la ecología (no tengo más remedio que emplear esta palabra tan gastada), el comercio con la justicia, la libertad individual con las policías, la movilidad individual con los transportes en común, la publicidad con la verdad, el periodismo con la objetividad, los salarios con las necesidades, la arquitectura con la estética, la producción con la calidad, la energía con la limpieza, la burocracia con la imaginación, la responsabilidad con la honradez, la educación con la vocación, los empleos con la creatividad ….

Materia prima abunda todavía; cosas pendientes de hacer hay de sobra en el mundo; personas preparadas también abundan; es por tanto absurdo que se hable de paro por un lado y que se haya barajado lo de las 65 horas por otro.

Consabido es que si hay hambre en el mundo, no es por falta de alimentos sino por falta de buena voluntad (en el mejor de los casos), y en el peor, por culpa de la codicia de los políticos, militares, multinacionales, hombres de negocio, gombeen men…

…y otras plagas, complicado por la estúpida miopía de los lemmings consumidores.) De mismo, si hay paro, no es por falta de trabajo pendiente, ni por falta de manos o de ganas.

La riquezas y el trabajo se tendrán que repartir si queremos recuperar algo de calidad de vida. Hace medio siglo, una soltera o un soltero  podía vivir modesta- pero dignamente – con un empleo a tiempo parcial (lo que daba tiempo para estudiar, gandulear o crear); una familia podía mantenerse con un solo sueldo.

La única razón por la cual todos tenemos que pasar la vida trabajando más y más horas en empleos inútiles (si no sencillamente dañinos) y en detrimento de nuestra salud física, mental y espiritual, es la presión de un sistema financiero aberrante, por no decir criminal, en el cual participamos ciegamente.


Consumo-zanahoria, esclavitud por endeudamiento-bastón, y los asnos en medio.


El hacer buen uso de lo que nos queda de riquezas y posibilidades de un planeta tan bien globalizado electrónicamente y tan mal globalizado multinacionalmente, sólo sería cuestión de un pequeño cambio de rumbo. Ni siquiera se trataría de “buena voluntad” sino de egoísmo inteligente. Sólo sería cuestión de parafrasear a Louis XIV, decir La Crise, c’est nous, y empezar a aportar remedios. Utilizando el dinero a favor de la humanidad, no en contra. Haciendo de él una herramienta y no un djinn, un genio que se ha escapado de la botella.

Pero nadie se atreve a parar la estampida de los lemmings; nadie. parece ser, tiene bastante sentido común. Los que permitimos que nos administren, no hablan más que de “salvar la situación, de reactivar el consumo, de devolver la confianza a los consumidores, de arrancar la economía.” Se les paga la fianza – es decir que se les premia – a los bancos, a los Wall Street yuppies y a los fabricantes de coches. La pasividad abyecta de las poblaciones es casi absoluta, por el momento por lo menos …

A ver si el viejo topo empiece a cavar un poco más hondo y más rápido…

Después de una crisis auto-infligida (psicosomática, diría yo) y si no hacemos nada, todo seguirá igual pero con más controles, más disciplina laboral “multinacional”, mas producción inútil, más venta de armas, más genocidio por hambruna, menos agua, menos peces, menos bichos, menos árboles, menos aire.. pero muchos más coches y muchísimo. pero muchísimo, más juguetes audiovisuales: más vida virtual y menos vida real.


El dinero “metálico” va desapareciendo. Se paga con plástico, con dinero virtual.

Acordaros de Matrix: si te quiten las tarjetas, dejas de existir.

¡Lemmings con volantes y pantallas!

Y hay un gran peligro. La desregularización desde arriba y la xenofobia, el regionalismo, el nacionalismo, el racismo, la insolidaridad, desde abajo. Son las consecuencias del miedo que sólo la consciencia puede mitigar. Veremos como se comportan los sindicatos. Y cuidado con los demagogos… nunca olvidemos que el nazismo era un movimiento popular, de masas.”NSDAP”: Partido Nacional Socialista de los Obreros Alemán…

Era (es) el momento, ya que el sistema, como se le llama, ha demostrado que no puede funcionar (un sistema económico fundado sobre la usura, la explotación, la mentira publicitaria, la obsolescencia planificada, el consumo patológico y la expansión desenfrenada, no puede funcionar), era (es), sigue siendo, el momento para replantear todos los aspectos de la vida material en función de la conservación del planeta, de la justicia nacional e internacional, del trabajo no-alienado y de lo que nos queda de almas.

Por ejemplo…

por…

ejemplo…

YouTube – Otro mundo es posible, Marinaleda

No vendrá de arriba la salvación:

Il n’y pas de sauveur suprême,/Ni Dieu, ni César, ni tribun( etc)

¿Os acordáis de la canción?

Ha sido usurpado por los autodenominados socialistas españoles…

Decía Lord Acton:

The danger is not that a particular class is unfit to govern. Every class is unfit to govern.

La solución, si no viene de la “base”, es decir tú y yo y el vecino del séptimo, no vendrá. Jamás. Punto.

No habrá Deus ex machina. Y después de unos meses de penuria innecesaria, “Partirá” de nuevo, reforzado, reorganizado, reactivado, “El Galgo Terrible”:

http://es.youtube.com/watch?v=yuemPBqtTR0

There is enough on earth for everybody’s need, but not enough for anybody’s greed

(Gandhi -¿quien sino? ¿Qué esperabas? ¿Que lo dijera Hillary Clinton?)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: