La linterna de Diógenes

UN CUENTO DE NAVIDAD

Posted in Uncategorized by lalinternadediogenes on diciembre 18, 2010

Dickens publicó A Christmas Carol, (Un Cuento de Navidad) una novelita con admirables intenciones, en 1843. Dickens quería, supongo, no solamente contar una historia, cosa que hacía muy bien, pero también atraer la atención de la nueva clase media y de lo que quedaba de la feudal, sobre las atroces condiciones de vida y de trabajo… o peor: las consecuencias de no tener trabajo… de las clases inferiores… o bajas… the great unwashed… el populacho que no se lavabalos intocables… los que trabajaban con sus manos

Es sintomático de la falta total de desarrollo de la consciencia social actual, que cada navidad se resucite, a finales de diciembre, este ejercicio en paternalismo, buenas obras y falsas, autocomplacientes emociones… que describe un mundo que aspiraba a depender de un sistema económico potencialmente benigno …

Normalmente se resucita El Cuento en forma de películas en la tele, películas que, a pesar de sus buenas intenciones, o tal vez por culpa de ellas, dan un poco de asco…

…Por esta razón y por si hubiera algún Dickens-Capra en potencia por allí fuera, me gustaría sugerirle un borrador de guión para rodar un Cuento de Navidad actualizado…

2011, A Christmas Carol

(1)

*************************************************************************

Primero plano: descubrimos a Scrooge Mc.Bilderberg, una persona básicamente infeliz que repite sus pautas familiares (rechazo por parte del padre… ausencia de madre… carencia de cariño femenino) y evita el contacto con el común de los mortales… es decir, con los mortales comunes que no pertenecen a su misma casta…

Podría habitar una especie de Xanadú, como el Ciudadano Kane, acumulando todas las riquezas y vicios del mundo.

Un cruce entre David Rockefeller y Berlusconi… con una chispa de Murdoch y algo de Putin…

… Lástima que haya muerto Orson Welles…

Scrooge McB es un workaholic ( trabajoadicto…) que sólo se interesa por los negocios y por sacar beneficios de todo y de todos. Controla ciber-electrónicamente un imperio económico desde su Xanadú, especula (con ventaja ya que manipula todo) invirtiendo en bolsas, empresas y naciones enteras… con la amabilidad de un zorro en un gallinero y la empatía de un sicario.

Tiene predilección para las multinacionales farmacéuticas… Comparte las opiniones tan razonables de Malthus, su profeta…

Ganar dinero aparte, su autoproclamada misión en la vida es contagiar la adicción al trabajo a todos los que le pueden servir, globalmente.

Es un arquetipo del calvinista talmúdico, convencido de estar actuando con rectitud…. según las reglas del juego y la voluntad de dios… pero sin negarse ningún lujo, placer o privilegio… de austeridad nada… Scrooge McBilderberg no es Harpagon… más bien Herodes…

Cierto que en 1843 no había – salvo entre los poetas románticos y cuatro bohemios insignificantes, como el gran y maravilloso William Blake (2) .. no había consciencia de hasta que punto la Revolución Industrial estaba destruyendo el medioambiente (en nombre del progreso) y convirtiendo en infierno la existencia de millones de intocables…

En 2.011, Scrooge McB lo sabe… quiere sacar beneficio de ello y en mismo tiempo salvar su pellejo, el pellejo de los de su casta y de los que podrían serle útil…

(Pero sin que estos últimos se acerquen mucho a su mesa…)

Dickens nunca dice cual era el negocio de Ebeneze Scrooge, el original de Scrooge McBilderberg… se supone que se dedicaba a algún tipo de usura… a la explotación de pobres e indefensos, o algo así.

En nuestra versión moderna, sugiero que McB sea, entre otras cosas, banquero y Presidente de muchas corporaciones multinacionales… obscenamente rico… físicamente un crapuloso repugnante, gordo y sudoroso, consumidor de viagra… hombre de negocios sin escrúpulos… sádico hacia sus servidores y empleados…

… Pero (para El Cuento por lo menos…) todavía le queda algo de su Pepito el Grillo a McBilderberg… tal vez un coletazo de su formación calvinista-talmúdica… Por esto, se le aparece en una alucinación, el fantasma de un antiguo socio (probablemente hundido y acosado hasta la tumba por el mismo Scrooge McB… por medio de unas sucias maniobras en la Bolsa …)

El espíritu de Jacob Marley, este antiguo socio, le explica durante un insomnio “de segunda mitad” (debido sin duda a una deficiencia de yin, provocado por un exceso de actividad mental, caviar, whisky malta, puros, poules de luxe y falta de ejercicio….)

Marley le explica que la codicia, la explotación de los débiles, la usura y el engaño en los negocios puede llevarle a un juicio tipo Madoff…

… o a un infarto… o a ser víctima de la ira popular… incluso (si existe un dios justo) tener que pasar la eternidad encadenado a sus cuentas bancarias …

… Dice que le va a enviar tres Espíritus para ayudarle a comprender porque se tiene que cambiar de actitud…

El Primer Espíritu, él de Navidades Pasadas, le enseña como (probablemente no…) era el mundo antes de la revolución industrial…

… luego, como con la bonanza de la prosperidad de unos pocos, este mundo bucólica se convirtió en miseria y sufrimiento para los muchos…

… Y como, gracias a una serie de luchas heroicas populares (la Revolución Inglesa, los Levellers, la Revolución Francesa, 1848, La Commune de Paris,

la revolución bolchevique, 1926, Le Front populaire, 1936, etc (3) … más los efectos de dos guerras mundiales y la creación de la Unión Soviética, se obligó a las llamadas “democracias” a crear los llamados “estados de bienestar” para intentar pararles los pies a los movimientos sociales pro-soviéticos, ofreciéndoles paliativos en forma de: seguridad social gratuita para todos, nacionalización de todos los servicios esenciales, educación pública obligatoria, becas universitarias, pensiones para ancianos y discapacitados, cooperativas bancarias y de alimentos, igualdad de oportunidad para todos, etc…

Gracias a los logros sociales, las Navidades Pasadas podían celebrarse con (relativo) desahogo allá por 1.960 o 1.970… o por lo menos algo mejor que en 1.843…

Así las Navidades Pasadas

Seguidamente llega (con los efectos especiales que quiere poner el cineasta) el Segundo Espíritu, él de las Navidades Presentes.

El espíritu le enseña a Scrooge McB las dos niñas intocables del Tercer Mundo: Ignorancia y Necesidad...

Luego revela las maniobras de los (FMI–Banco-Mundial-OMS-Mercados-Monsanto) etc… y del mismo Scrooge McB… maniobras para que todo quede en manos de las oligarquías plutócratas, los únicos capacitados para guiar a los pueblos: perpetuas guerras rentables en países remotos… la lucha contra el “terrorismo” que permite controlar a cada uno de nosotros con más eficacia de lo que hubiera podído imaginar Orwell… la desmantelación de los estados de bienestar… la manipulación de la medicina, de la información y de la ciencia… la imposibilidad de criar una familia humanamente (4) o incluso de amar, debido a la obligación de trabajar de ambos padres… (Un moderno matrimonio Cratchit necesita dos salarios (5) para paliar su endeudamiento y su consumo compulsivo…)

Sin embargo, aquí estamos un año más, celebrando los doce días de navidad… conscientes tal vez del bajón de calidad y la pobre selección en los supermercados… contando céntimos y evitando despilfarros… cumpliendo sin embargo, valientemente, con nuestro deber de ciudadanos consumidores… haciendo regalos inútiles e indeseados… engullendo excesos de carne, alcohol y azúcar… exudando falsa alegría… evitando, no sé como, depresiones y suicidios… intentando sentir satisfacción al ver los más pequeños divertirse con horribles juguetes de plástico, muñecas Barbie y maquinitas electrónicas…

Y todo esto bajo la espada de Damocles del 2.012 que está a punto de caer y partirnos la cabeza….

¡Esta son las Navidades Presentes!

Finalmente llega el Espíritu de las Navidades FuturasLas Navidades Futuras que serán las de Scrooge McBilderberg si no hace caso…

Allí ve su propia tumba… sin panteón… y ve como los demás oligarcas se burlan de su memoria en sus cenas de negocios y en Wall Street…

O tal vez se ve en una farola, colgado por los pies de un gancho de carnicero…

Mientras que la turba saquea Xanadú…

Y peor, mucho peor… mira: los odiosos demagogos populistas están implantando una sociedad que quieren justa, sin usura, sin explotación, sin obsolencia planificada, sin hambre, sin trabajo alienado, sin transgénicos… con alimentos genuinos… con salario único… con transporte público barato e incluso gratuito, con seguridad social (que ha dejado de ser el agente comercial de las multinacionales farmacéuticas)… con solidaridad y sentido común… con tiempo para vivir y amar… con tiempo para la pereza…

**************************************************************************

La Solución:

¿Se convertirá Scrooge McBilderberg un un filántropo?

¿Repartirá sus miles de millones (¿ganados de qué manera?) al instar de Gates y Zukerberg ?

(Mateo 6, 5)

¿Entregará las estructuras económicas de sus imperios a “la humanidad” para que todos los siniestros mecanismos que regenta y que están trabajando en detrimento de esta “humanidad”, pueden trabajar para su bien? (6)

¿Intentará frenar la destrucción del planeta… haciendo posible que la vida sea sostenible en la mayor parte del globo?

¡Suspense!

*****************************************************************************************

¡Que va!

Scrooge McBilderberg, amenazado con tan terroríficos presagios, avisado del peligro que representaría un cambio de corazón parecido, tomara medias…

Se resuelve a (entre otras muchas cosas) :

Organizar más deporte competitivo con apuestas, y cualquier otra actividad que divierta y divida la gente…

Premiar, incluso subvencionar, a la mayor cretinización posible… sea televisiva, cinematográfica, impresa, electrónica o de moda…

Privatizar a todo lo que queda por privatizar para que todo quede definitivamente fuera del control de las (siempre laboriosas) masas y aporte beneficios a sus amos…

Obligar a los ciudadanos consumidores a sufrir más años y más horas de trabajo inútil y/o nefasto para que no tengan tiempo de pensar en su condición, sino en las migajas que por ellos fingen pelear los sindicatos amarillos…

Fomentar la construcción y venta de coches automóviles para aislar mejor los ciudadanos consumidores los unos de los otros y hacer que lo poco que se les deja ganar, revierte inmediatamente al gran capital…

Construir autopistas… y líneas de ferrocarril de alta velocidad donde viajar es un privilegio de clase… mientras se desmantelen las redes locales para forzar a los ciudadanos consumidores a comprar coches… gastar gasolina, etc…

Subvencionar a universidades y laboratorios para que los sabios psicólogos, sociólogos y neurólogos puedan calcular hasta que punto se puede apretar a los trabajadores sin que estos se rebelen…

Acelerar el genocidio en el Tercer Mundo (subvencionando lo justo a unas ONG y Caridades Cristianas para que la cosa no sea tan flagrante

y que se puede diezmar las poblaciones parias sin mala consciencia)…

Crear o conservar islotes con aire y agua limpia donde pueden sobrevivir los oligarcas financieros y demás élites… un poco como los Serengetti y las reservas para gorilas…

Comprar mucho oro por si acaso…

Invertir en “cultura”, haciendo que el arte, que en su tiempo era una expresión del espíritu humano, se convierte en una mercancía que dosifican ministerios y museos y donde el ciudadano consumidor puede contemplar no solamente su belleza o su mensaje, sino, y sobre todo, su posible precio en Sotherby’s…

Inundar el mercado de pacotilla deregularizada… fabricar artículos con obsolescencia planificada, para que los ciudadanos consumidores jamás pueden poseer cosas de bella factura ni que duran… y se vayan acostumbrando a lo efímero de la vida… y a la renovación perpetua de todo tipo de mercancía…

Mandar celebrar elecciones para que los pueblos puedan escoger los Quislings de turno…

Provocar actos terroristas para que el control sobre el ciudadano consumidor de a pie sea más absoluto todavía…

Et…

… Cetera…

**************************************************************************

Como dice Tiny Tim, el hijo cojo e enfermo de Cratchit:

“…¡Y QUE DIOS NOS BENDIGA A TODOS!”

(Falta nos va a hacer…)

***************************************************************************

(1)

CHRISTMAS DAY IN THE WORKHOUSE (A Poem by George R. Sims, 1847-1922) It is Christmas Day in the workhouse, And the cold, bare walls are bright With garlands of green and holly, Ad the place is a pleasant sight; For with clean-washed hands and faces, In a long and hungry line The paupers sit at the table, For this is the hour they dine. And the guardians and their ladies, Although the wind is east, Have come in their furs and wrappers, To watch their charges feast; To smile and be condescending, Put pudding on pauper plates. To be hosts at the workhouse banquet They’ve paid for — with the rates. Oh, the paupers are meek and lowly With their “Thank’ee kindly, mum’s!'” So long as they fill their stomachs, What matter it whence it comes! But one of the old men mutters, And pushes his plate aside: “Great God!” he cries, “but it chokes me! For this is the day she died!” The guardians gazed in horror, The master’s face went white; “Did a pauper refuse the pudding?” “Could their ears believe aright?” Then the ladies clutched their husbands, Thinking the man would die, Struck by a bolt, or something, By the outraged One on high. But the pauper sat for a moment, Then rose ‘mid silence grim, For the others had ceased to chatter And trembled in every limb. He looked at the guardians’ ladies, Then, eyeing their lords, he said, “I eat not the food of villains Whose hands are foul and red: “Whose victims cry for vengeance From their dark, unhallowed graves.” “He’s drunk!” said the workhouse master, “Or else he’s mad and raves.” “Not drunk or mad,” cried the pauper, “But only a haunted beast, Who, torn by the hounds and mangled, Declines the vulture’s feast. “I care not a curse for the guardians, And I won’t be dragged away; Just let me have the fit out, It’s only on Christmas Day That the black past comes to goad me, And prey on my burning brain; I’ll tell you the rest in a whisper — I swear I won’t shout again. “Keep your hands off me, curse you! Hear me right out to the end. You come here to see how paupers The season of Christmas spend;. You come here to watch us feeding, As they watched the captured beast. Here’s why a penniless pauper Spits on your paltry feast. “Do you think I will take your bounty, And let you smile and think You’re doing a noble action With the parish’s meat and drink? Where is my wife, you traitors — The poor old wife you slew? Yes, by the God above me, My Nance was killed by you! ‘Last winter my wife lay dying, Starved in a filthy den; I had never been to the parish — I came to the parish then. I swallowed my pride in coming, For ere the ruin came, I held up my head as a trader, And I bore a spotless name. “I came to the parish, craving Bread for a starving wife, Bread for the woman who’d loved me Through fifty years of life; And what do you think they told me, Mocking my awful grief, That ‘the House’ was open to us, But they wouldn’t give ‘out relief’. “I slunk to the filthy alley — ‘Twas a cold, raw Christmas Eve — And the bakers’ shops were open, Tempting a man to thieve; But I clenched my fists together, Holding my head awry, So I came to her empty-handed And mournfully told her why. “Then I told her the house was open; She had heard of the ways of that, For her bloodless cheeks went crimson, and up in her rags she sat, Crying, ‘Bide the Christmas here, John, We’ve never had one apart; I think I can bear the hunger — The other would break my heart.’ “All through that eve I watched her, Holding her hand in mine, Praying the Lord and weeping, Till my lips were salt as brine; I asked her once if she hungered, And as she answered ‘No’ , T’he moon shone in at the window, Set in a wreath of snow. “Then the room was bathed in glory, And I saw in my darling’s eyes The faraway look of wonder That comes when the spirit flies; And her lips were parched and parted, And her reason came and went. For she raved of our home in Devon, Where our happiest years were spent. “And the accents, long forgotten, Came back to the tongue once more. For she talked like the country lassie I woo’d by the Devon shore; Then she rose to her feet and trembled, And fell on the rags and moaned, And, ‘Give me a crust — I’m famished — For the love of God!’ she groaned. “I rushed from the room like a madman And flew to the workhouse gate, Crying, ‘Food for a dying woman!’ And the answer came, ‘Too late.’ They drove me away with curses; Then I fought with a dog in the street And tore from the mongrel’s clutches A crust he was trying to eat. “Back through the filthy byways! Back through the trampled slush! Up to the crazy garret, Wrapped in an awful hush; My heart sank down at the threshold, And I paused with a sudden thrill. For there, in the silv’ry moonlight, My Nance lay, cold and still. “Up to the blackened ceiling, The sunken eyes were cast — I knew on those lips, all bloodless, My name had been the last; She called for her absent husband — O God! had I but known! — Had called in vain, and, in anguish, Had died in that den — alone. “Yes, there, in a land of plenty, Lay a loving woman dead, Cruelly starved and murdered for a loaf of the parish bread; At yonder gate, last Christmas, I craved for a human life, You, who would feed us paupers, What of my murdered wife!” ‘There, get ye gone to your dinners, Don’t mind me in the least, Think of the happy paupers Eating your Christmas feast; And when you recount their blessings In your smug parochial way, Say what you did for me, too, Only last Christmas Day.”

(2) Que conste que los dark satanic mills NO se refiere a “fábricas oscuras” sino a los altares de las iglesias. El poema Jerusalem es un grito a favor de la liberación sexual – mirad las imágenes tan “freudianas” de los últimos renglones – y es mega-irónico (como diría mi hija) que se haya adoptado como un segundo himno nacional británico, cantado en iglesias por nacionalistas… un poco como la mega-ironía (o mega caradura) de los ex-socialistas españoles cantando la Internacional… en público…

(3) Históricas luchas populares sistemáticamente traicionadas por “jefes” – de Cromwell a Stalin, de Napoleon a Mao… Pero el viejo topo sigue cavando…

(4) La formación emocional etc. de un niña/o depende en gran medida de un hogar que sea un hogar, no un dormitorio lleno de juguetes electrónicos… de hogares donde hay madres/padres y no ser enviado a guarderías durante el día laboral…  (¿Qué hacemos con él?)… De una infancia de niña/o, no de un proto-empollón cargado de deberes escolares y clases particulares, para asegurar su futuro éxito en una sociedad descarrilada que le destruirá el alma… Un hogar donde su imaginación no sea mutilado por la estética de Disney y similares… donde puede jugar en la calle, subir a los arboles e inventar juegos con su creatividad innata…

Cuando pienso como serán las mujeres y los hombre jóvenes dentro de 10 o 15 años… no sé si llorar o temblar…

(5) (¿Porqué ambos padres? ¿Porque no ambas madres? Las estructuras mentales están mal. Como decía Laura Riding: “si dios es un hombre, no me sirve…” )

(6) Sólo hace falta un muy pequeño cambio de rumbo, de consciencia… todo está hecho salvo convencerlo al McB y a sus semejantes de que es “Navidad” de verdad, de aquí en adelante… tenemos organizaciones mundiales, globalización, internet, tecnología etc. de sobra… falta el pequeño ajuste…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: