La linterna de Diógenes

EL DILEMA

Posted in Uncategorized by lalinternadediogenes on marzo 4, 2012

Se van a celebrar (dudo que sea la palabra adecuada) unas Elecciones al Parlamento Andaluz.

“Autonómicas”. Así se llaman.

Y también “Legislativas”.

************************************************************************************

 Es curioso…

… me parecía raro que no hubiera llegado ningún circo a Sevilla, como suele ser costumbre antes de cualquier consulta democrática de este tipo.

Ni Teresa Rabal, ni Miss Aurori, ni Rody Aragón.

Ni los Seis Cosacos de Cáucaso…

…  Ni tampoco Dumbo, el Elefante Gigante.

Está vez, las cosas van más en serio…

… El 5 de marzo empezaron a aparecer por la calles, carteles anunciando el apropriadamente nombrado, visto el estado de la nación…

GRAN CIRCO ROYAL 

http://www.grancircoroyal.com/inicio.html

Donde, entre otras cosas, se podrá contemplar el elefante más inteligente del mundo… (1)

***********************************************************************

 ¡Todo un dilema!

Mal dicho…

Un di-lema sería unidimensionalmente bi-partidista.

El bi-partidismo nos dejaría, según la sabiduría popular:

Entre la espada y la pared.

Entre Herodes y Pilatos.

Y con la desagradable posibilidad de.

Caer de la sartén a las brasas.

Sin hablar de Guatemala

“Dilema” no deja bastantes opciones.

Sólo dos malas.

*************************************************************************************

El Tetralemma de la lógica griega tampoco abarca todo las posibilidades que ofrecen estos comicios

Se queda corto también.

Se puede votar por uno o por el otro, pero no se puede votar por los dos partidos a la vez.

(¡Menos mal!)

Queda la cuarta opción, que es no votar por ninguno.

Por desgracia, parece que la abstención (¿y el voto en blanco, o nulo, según tengo entendido?) es una manera involuntaria de apoyar al vencedor, sea quien sea.

*************************************************************************************

El Catuṣkoṭi, de la lógica hindú y budista, permite escoger uno de los cuatro cursos de acción posibles.

Podremos votar por:

1.(a) Un partido sin ninguna  posibilidad de influir de ninguna manera sobre nuestros propios destinos ni sobre el resultado de las elecciones.

PACMA, por ejemplo. Gente admirable. Una excelente manera además, de no votar en blanco o abstenerse. Votar PACMA conlleva la satisfacción de haber expresado, con pasión, una opinión minoritaria y personal y haber mostrado un menosprecio absoluto hacia el circo político. .

(En tiempos menos urgentes, tendrían, muy posiblemente, mi voto.)

En esta categoría entrarían también:

Hartos.Org

Partido Hortifrutícola Andaluz

SAIN

Por un Mundo Más Justo

Y similares.

Todos muy simpáticos y justificados.

Pero votar por cualquier de ellos sería un acto gratuito a nivel de la Realpolitik.

Y esta vez se trata de Realpolitik: la cosa, como se dice, está “que arde”.

Hay una tercera categoría de partidos: los que ya tienen voz y voto en el Parlamento.

El muy ambíguo IU,  que nunca se atreve a decir lo que es ni lo que pretende ser… le dará vergüenza de sus fantasmas:

¿Quien es?

O el absurdo y super quemado Partido Andalucista…

O algo que se llama UPyD, una especie de PPsOE negado.

(b) Segunda opción: elegir un partido sin mácula y con sentido común, con una ideología ética, transparente, ecológica, etc.  cuyos representantes han sido elegidos isonómicamente.

Parece poco posible que influya sobre los resultados y  sobre nuestro destino… a menos de un cambio milagroso de corazón y mente en la sociedad andaluza.

Un cambio tan improbable como deseable…

Pero nunca se sabe…

Y por muy pocas posibilidades que tenga EQUO de “triunfar”, nos permitiría votar con convicción, tripas y corazón, en vez de por motivos puramente materiales o terquedad obsecada.

 Sería una declaración autonómica de isonomía.

Cálculo: si se vota a IU o a EQUO, podría ser también con la esperanza de que sean invitados a formar una coalición con los auto-denominado socialistas…  y juntos podrían pararles los pies a los neo-cons.

Según los sondeos, esto no es imposible, aunque improbable.

 2. ¿Votar al partido que ya está malgestionando el poder?

O bien  porque uno es miope, o trepa, o jilipollas-con-buenas-intenciones, y por tanto aprueba su política y desea que siga en el poder… o bien porque se tiene interéses materiales y/o laborales  en que  las cosas no cambien.

O sencillamente, para escoger el mal menor. Es la única opción justificable que nos deja el Catuṣkoṭi: impedir que pase el otro bi-partido, que amenaza con hacer cosas peores y incluso de manera peor.

Jim, como cuenta Hilaire Belloc, en una visita al Zoo,  se soltó de la mano de su niñera y fue devorado por un león.

Su padre reunió los niños del barrio y les aconsejó agarrar bien la mano de sus niñeras por miedo a encontarse con algo peor:

And always keep a-hold of Nurse

For fear of finding something worse.

Sería la única razón sensata no-ideológica,  para votar la continuación en el poder de nuestras corruptas y nepóticas niñeras actuales.

3. Votar por el partido contendiente, o bien porque promete satisfacer los  intereses materiales y las opiniones religiosas  y/o ideológicos de unos…  

… o para castigar el equipo en el poder, tirando piedras al propio tejado.

Nunca hay que olvidar que personas tan poco liberales como el Reverendo Ian Paisley…

Francisco Franco, Hosni Mubarak o Adolf Hitler han tenido un masivo apoyo popular, incluso mayorías democráticas… gracias a imperialistas, industrialistas y banqueros por un lado y a  unos trabajadores y campesinos desesperados por una situación económica inaguantable,  por otro.

El miedo, el hambre  y la desesperanza son también motivos  poderosos para que se vote por las derechas.

4. No votar, o votar en blanco: la tercera opción del tetralemma.

 Callar y ortogar.

“Pasar.”

¿DE QUÉ VIVEN LOS COMEDORES DE LOTOS? ¿QUIEN LES DA DE COMER?

**********************************************************

Y ahora…  ¿Qué¨?

Yo, desde luego, no tengo claro si hay que intentar votar de manera “útil”, según  mis limitadas nociones de  estratégia política…

… o “inútil”…  según dictan  mis vísceras.

Volvemos por tanto al “dilema”, pero esta vez el “di” se situa entre cabeza y vísceras… no entre dos tipos impresentables de política…

(1)

El Animal Favorito del Señor K

Cuando se le preguntó cuál era el animal que más le gustaba, el señor K. respondió que el elefante. Y dio las siguientes razones:

El elefante reúne la astucia y la fuerza. La suya no es la penosa astucia que basta para eludir una persecución o para obtener comida, sino la astucia que dispone la fuerza para grandes empresas. Por donde pasa este animal queda una amplia huella. Además, tiene un buen carácter, sabe entender una broma. Es un buen amigo, pero también es un buen enemigo. Es muy grande y muy pesado, y, sin embargo, es muy rápido. Su trompa lleva a ese cuerpo enorme los alimentos más pequeños, hasta nueces. Sus orejas son adaptables: Solo oye lo que quiere oír. Alcanza también una edad muy avanzada. Es sociable, y no sólo con los elefantes. En todas partes se le ama y se le teme. Una cierta comicidad hace que hasta se le adore. Tiene una piel muy gruesa; contra ella se quiebra cualquier cuchillo, pero su natural es tierno. Puede ponerse triste. Puede ponerse iracundo. Le gusta bailar. Muere en la espesura. Ama a los niños y a otros animalitos pequeños. Es gris y sólo llama la atención por su masa. No es comestible. Es buen trabajador. Le gusta beber y se pone alegre. Hace algo por el arte: Proporciona el marfil.

LO QUE SUELE PASAR A LA GENTE INTELIGENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: