La linterna de Diógenes

AL FINAL DEL RECORRIDO

Posted in Uncategorized by lalinternadediogenes on abril 30, 2017

«Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas, una vez en la vida.»

 

¿Una vez nada mas?…

 

***

 

 

 

Estamos llegando al final del recorrido.

¡A Distopía Total!

Terminus, tout le monde descend!

 

***

 

Todos somos conscientes, si queremos, del estado de las cosas…

… De que, al ritmo que vamos, no va a haber remedio posible.

Thats the way it goes… Everybody knows…

Todos sabemos que estamos llegando al final del recorrido.

… Y Como

… Y Porque

… Y Quien tiene que tener la culpa… (la culpa, claro, la tienen ellos” las circunstancias… los genes… el sistemay el Mal de Ojo también ¿porqué no?)

¿Bueno, y que le vamos a hacer?

Pues, lo que estamos haciendo: seguir como hasta ahora y buscar algún culpable.

 

 

Todavía quedan personas allí fuera que quieren saber:

¿Porqué?…

¿Cómo?…

Y ¿a Quien le debemos echar la culpa?…

 

***

 

El ¿Porqué?… tiene fácil respuesta.

Como constató Descartes: no existe refrán que no tenga contra-refrán.

Nuestro pensamiento es por definición binario, debido a la estructura doble de nuestros cerebros. El funcionamiento de la herramienta de nuestros  cogitamus ergo sumus, está determinado por su propia composición física y reforzado por un condicionamiento binario social permanente.

 

(EL BIPARTIDISMO CEREBRAL)

 

El ¿Cómo?… no es tampoco un misterio.

«El buen sentido es la cosa mejor repartida del mundo, puesto que cada uno piensa estar tan bien provisto de él que, incluso aquellos que son más difíciles de contentar en otra cosa cualquiera, no acostumbran a desear más de lo que tienen.»

(Sardónico comentario del autor del Discours.)

«La cosa mejor repartida del mundo», como defina Descartes el sentido común, choca con el buen sentido” de los conflictos y contradicciones internas del binarismo “sensato” de los demás tullidos mentales.

En el pueblo de mi mujer se dice que todos los cojos tienen mala follá. Dudo que sea verdad, pero lo que parece cierto es que todos los tullidos mentales solemos ser buscapleitos peleoneros.

Nos lo exigen nuestros cerebros. Es mas fuerte que nosotros.

 

***

 

El ¿Quien?… es evidente. Todo ser racional, atrapado en el cerebro binario de su sentido común, está siempre hiper-ansioso de discutir o pelear con  los demás seres racionales que están atrapados, ellos también, en el «buen sentido» de sus propios binarismos.

 

DIVISIÓN, SEPARACIÓN, PARTICIÓN, OPOSICIÓN

 

Ya que cada uno de nosotros se cree razonable, nos es difícil frenar nuestras ganas de opinar, de tomar partido con vehemencia; y a menudo con violencia.

(A menos, claro, de haber conseguido el deseable estado grecobudista de ataraxia y de haber aplicado la virtud fenomenológica, epojé,* a nuestra visión de las cosas.)

De las pocas frases memorables que han pronunciado personas poco memorables en estas últimas décadas,  retendremos una sola:

«¿Por qué no te callas

Ya que no somos capaces de callarnos y si, encima, nuestros cerebros nos impulsan a inmiscuirnos en discusiones y peleas, habrá que preguntar: ¿qué bando podemos apoyar sin ofender ni al Cielo ni a la Tierra, ni tampoco a la Humanidad?

 

 

No existe motivo de discusión y división que no sea numantinamente defendible desde las opiniones sesgadas de nuestros divididos cerebros, sea por interés material, o por pretextos que se suponen irreprochables: principios, moralidad, lealtad, honestidad, fe, altruismo, honor, justicia, patriotismo …

¿De qmanera entonces, podríamos hacer un uso justo de nuestra tendencia compulsiva a proferir opiniones, pero sin traicionar a nuestras convicciones éticas?

Parece imposible.

 

 

La única «solución mal menor», sería tal vez la que sugiere Sartre*, un hombre que, a lo largo de su vida, defendió de manera contradictoria, varias de las  causas contradictorias que marcaron su muy contradictoria época.

Cuando hay mucha gente con intereses incompatibles que pretende tener razón, ¿cómo podemos decidir en consciencia, cual de ellas deberíamos de apoyar?

 

 

Propuso lo siguiente: ¿Por qué no examinar cada situación y preguntar como puede parecer a los ojos de los menos favorecidos, o a los que reciben el trato más injusto? Sólo hay que determinar quien es el mas oprimido o el más desaventajado, y adoptar su versión. Este punto de vista se puede considerar un criterio de la verdad. Si algo no está verdad a los ojos de los menos favorecidos, sencillamente no es verdad.

Así se eliminarían los hipócritas sofismos de los aventajados, que pretenden que los pobres merecen su destino, o que los ricos tienen derecho a su riqueza desproporcionada, o que hay que aceptar la desigualdad y el sufrimiento como componentes inevitables de la vida.

 

 

Esto nos obligaría, claro, a tener que efectuar unos nuevos cálculos cada vez que las situaciones cambiasen; nos obligaría también a mantenernos en un estado permanente de vigilo existencialista, por no decir anarquista.

¡Libertad para escoger! ¡Siempre a favor de los desvalidos!

¡Sería demasiado pedir!…

… ¡Más fácil y humanosería defender opiniones rígidas con ciega terquedad partidaria, incluso, y sobre todo, cuando estamos equivocados y nuestro argumentos apestan a mala fe!

Si crees algo, es verdad. ¡Así de fácil!

Si has robado algo, es tuyo ¡Así de fácil!

¿Cómo resistir entonces a la tentación de  mentir, crear fake news e inventar hechos alternativos, como los medios y los que controlan los medios?

Hacer trampas suele ser contagioso: si la riqueza que genera el neoliberalismo no se filtra abajo hacia los mas pobres, la tendencia a la mentira lo hace.

En 2005, por ejemplo, el sociólogo Brian Martinson et al., de la HealthPartners Research Foundation informó que una tercera parte de los científicos entrevistados confesaban haberse implicado en dudosas practicas de investigación, en los tres anos precedentes. (Fang y Casadevall, Scientific American, 2013.)

 

***

 

Sea como sea, al final resulta siempre preferible decir la verdad. (Lucas 8, 17.)

En la segunda guerra mundial, la BBC superó tacticamente a la maquina de propaganda nazi, con «una ofensiva de verdad». Contaba incluso la propias bajas, sus derrotas militares y los efectos terribles del Blitz, lo que convenció a muchos alemanes sedentes de noticias autenticas, de la veracidad de las emisiones. Una nación que cuentaba sus propias fracasos tenía, ipso facto, que estar segura de su victoria. Era una inmejorable estrategia para ganar corazones y mentes y a la vez desmoralizar al enemigo, una estrategia que tal vez incluso preparaba el pueblo alemán, acostumbrado como estaba a mentiras y hipérboles triunfalistas, para la posguerra.**

No se puede pasar la vida entera inventando pretextos para invadir la Polonia de turno.***

A bon entendeur, salut!

 

***

 

CEREBROS INCOMPATIBLES ENFRENTADOS

  EN LA CÁMARA REFLEJO DE SU BINARISMO

 

Así estamos todos.

Y así nos quedaremos hasta que nos destruyamos o que nos destruyan definitivamente a nosotros.

A menos…

… A menos, claro, de haber aplicado la virtud fenomenológica de epojé que recomendaba Pirrón, y haber conseguido como él, el deseable estado grecobudista de ataraxia.

 

A LA MENTE EN CALMA EL UNIVERSO ENTERO SE RINDE

(La cita es de Liezi, no de Pirrón,  lo siento…)

 

***

 

Y esto ¿Cómo se consigue?

Pues, miren:

 

 

Un día el Emperador Amarillo preguntó a su maestro Qi Bo, lo siguiente:

He oído decir que los hombres de la remota antigüedad inclusolos 100 años de vida poseían una gran agilidad en sus movimientos; en cambio los hombres de hoy día aún sin llegar a los 50 años ya tienen movimientos torpes. ¿esto se debe a un problema generacional o a algún error en la actividad vital del hombre de la actualidad?

Qi Bo contestó

“Los hombres verdaderos de la remota antigüedad ´vivían en concordancia con los cambios de yin y yang en la naturaleza´; tenían un gran dominio del “método para alimentar la vida” (Yang sheng zhi dao), mantenían un ritmo en su alimentación, el trabajo y el descanso y se abstenían de trabajar mucho. Por tal motivo su apariencia física y su estado psíquico estaban en concordancia con su edad y podían vivir hasta la edad que la naturaleza pone como límite es decir  más de 100 años. Los hombres de la actualidad no son iguales: toman el vino como si fuera agua sin medida alguna; practican el sexo en estado de ebriedad desgastando la energía esencial  (“Jing gi”) ancestral yin del riñón; no saben alimentarse; desgastan su espíritu en cosas banales, ordinarias y no mantienen un ritmo entre el trabajo y el descanso. Por eso al llegar a los 50 años ya parecen viejos decrépitos y sus movimientos son torpes. 

“En la remota antigüedad los maestros sabios enseñaban a los hombres a prevenirse de la “energía patógena externa productora de deficiencia (xu xie)”. Se debe evitar a tiempo la energía patógena externa y ´permanecer tranquilo sin exaltarse emocionalmente´: eliminar cualquier pensamiento que perturbe la actividad espiritual con lo cual se favorezca la circulación de la energía vital y se prevenga cualquier enfermedad además de conservar el espíritu en el interior. Cuando se tiene un estado emocional tranquilo y se descansa de forma adecuada, la “energía verdadera” (zhen qi) puede circular correctamente. Cada persona puede llegar entonces a satisfacer sus necesidades: cuando trabaja no siente fatiga. pues lo hace con gusto; cualquier cosa con la que se vista le parece bello.”

 

¿¿¿???

 

Y ahora que sabemos lo que hay que hacer y como hacerlo…

… ¿Qué estamos esperando?…

 

?

 

NOTAS

 

*   Epojé (del griego ἐποχή «suspensión»), transliterado a veces también como epoché o epokhe, es un concepto originado en la filosofía griega, utilizado principalmente por la corriente escéptica. En los tiempos modernos fue revitalizado por la fenomenología de Edmund Husserl, si bien no en su acepción inicial. Originariamente, según la definición dada por Sexto Empírico significa un estado mental de «suspensión del juicio», un estado de la conciencia en el cual ni se niega ni se afirma nada. Para Husserl, la epojé, consiste en la «puesta entre paréntesis (parentetización) no sólo de las doctrinas (o doxas) sobre la realidad, sino también de la realidad misma».

Epojé y escepticismo

El concepto de epojé jugó un rol importante en la corriente filosófica de Pirrón. Partiendo del supuesto de que no conocemos nada, Pirrón argumentó que la actitud que más conviene adoptar es la epojé, es decir, la suspensión del juicio o de la afirmación. No es exacto afirmar que esta posición implica la idea de que no tenemos ninguna posibilidad racional de elegir entre uno u otro curso de acción. Más bien se relaciona con el hecho de que un determinado tipo de vida o acción no puede ser catalogado como el «definitivamente correcto». Tampoco es acertado postular que los escépticos niegan dogmáticamente la posibilidad de todo conocimiento: la misma palabra skepsis implica «siempre buscar», «siempre investigar». En efecto, sería autocontradictorio afirmar plenamente que nada puede ser objeto de conocimiento ya que esa misma proposición sería paradójicamente elevada a la categoría de algo que se conoce.

Según la definición de Sexto Empírico, la epojé es «el estado de reposo mental por el cual ni afirmamos ni negamos», o si se quiere una actitud mental de imperturbabilidad o ataraxia (del griego αταραξια). El concepto tenía distintos grados de «intensidad» según los distintos filósofos de esta corriente, abarcando desde la suspensión radical del juicio para algunos en el caso de especulaciones teóricas, hasta posiciones próximas del probabilismo en otros casos. En lo que respecta a aspectos no ya teóricos sino prácticos, el concepto tendía a confundirse con la ‘metripatía, que puede traducirse como la adopción de una actitud de prudencia cuando se trata de evaluar sentencias de carácter moral.

Gracias WikiP.

 

**   https://www.youtube.com/watch?v=TZBfrjVuWYU

 

*** https://www.theguardian.com/world/2017/apr/15/bbc-truth-offensive-beat-hitler-propaganda-machine

 

****   Referencia prestada sin pedir permiso a

 

Gracias, Sarah…

 

 ***

 

Cuando la mente está completamente silenciosa, tanto en los niveles superficiales como en los profundos; lo desconocido, lo inconmensurable puede revelarse.       (Krishnamurti)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: